logo

La Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana (ACRC) es fruto de las luchas de nuestro pueblo por alcanzar sus objetivos de justicia social, libertad e independencia. Se constituye para defender incondicionalmente la Revolución en todos los terrenos. Es una organización social, integrada voluntariamente por los combatientes incorporados a las tareas de la edificación, consolidación y defensa de la Revolución, que no duplica ni asume funciones de otras organizaciones.

La ACRC cumple las tareas siguientes:

  • Participar activamente en la lucha ideológica, contra el delito, la corrupción y conductas antisociales, y en las tareas de la defensa armada y el orden interior.
  • Desarrollar un sostenido trabajo de educación patriótica, política, ideológica, militar e internacionalista entre los combatientes, sus familiares y la población, en especial con la juventud y la niñez.
  • Contribuir al fortalecimiento de la unidad entre las generaciones que han luchado y luchan en la defensa de la Revolución.
  • Apoyar las gestiones de los miembros con mayores dificultades de salud, económicas o sociales.

Tienen derecho a pertenecer a la ACRC los ciudadanos cubanos que acepten los Estatutos, mantengan una conducta moral y política acorde con los principios de la Revolución y el Socialismo, que estén debidamente reconocidos como Combatientes del Ejército Rebelde, Lucha Clandestina, Playa Girón, Lucha Contra Bandidos, Combatientes Internacionalistas, miembros de las FAR y el MININT con 10 o más años de servicio, en activo, jubilados o pensionados, padres de los caídos en defensa de la Revolución, condecorados por el Consejo de Estado por actos de valor y heroísmo, los fundadores del Batallón Fronterizo con la Base Naval de Guantánamo, las 15 responsables de milicias del primer curso de tenientes de las MNR, reservistas de las FAR y el MININT que hayan cumplido 15 o más años de servicio en las estructuras de las unidades respectivas, o la sumatoria de ambos.

Podrán ser Miembros de Honor de la ACRC personalidades cubanas o extranjeras, así como miembros de organizaciones afines en otros países, de reconocido prestigio y que mantengan una actitud destacada en defensa de la Revolución Cubana, a propuesta de la Dirección Nacional y aprobado por su Presidente.

Los organismos de la ACRC se eligen desde la base hasta las instancias superiores.

Los órganos y organismos de dirección son:

Órganos de Dirección:

  1. La Conferencia
  2. Las conferencias provinciales.
  3. Las conferencias municipales (distritales).

Organismos de Dirección:

  1. La Dirección
  2. Las direcciones provinciales.
  3. Las direcciones municipales (distritales).

Los organismos de dirección en los niveles nacional, provinciales y municipales (distritales) eligen de su seno un ejecutivo para su trabajo.

El Ejecutivo de la Dirección Nacional, y de las direcciones provinciales, designan un Grupo de Trabajo Profesional (GTP).

La Dirección Nacional es el organismo superior de dirección entre las conferencias nacionales.

La A/B es el sustento de la estructura organizativa y de trabajo de la ACRC. Se crea como regla en la demarcación de una circunscripción, aunque pueden crearse más de una A/B en una circunscripción, o una A/B abarcar más de una circunscripción. De sus integrantes se elige una dirección compuesta de un presidente, un secretario de organización, un secretario de trabajo patriótico-militar e internacionalista y un secretario de finanzas. Para su trabajo contará con activistas.

La ACRC, para su identificación oficial posee un logotipo, un sello distintivo y el carné acreditativo.

El logotipo de la Asociación tiene como figura central al Lugarteniente General Antonio Maceo Grajales, el Titán de Bronce, en color dorado y fondo blanco, a caballo, convocando con su brazo izquierdo y la mano abierta, a todos los patriotas al combate unido y continuo de la defensa de la Revolución Cubana.

Es de forma ovalada. A la izquierda tiene cinco franjas horizontales, tres azules y dos blancas. En rojo, bordeándolo, el nombre completo de la Asociación. Quedan así representados los colores de la bandera nacional.