El Notario es un profesional del derecho y un funcionario público nombrado por el Estado para conferir autenticidad a los actos jurídicos, hechos, o circunstancias contenidos en los documentos que autentica. Redacta y autoriza escrituras públicas y actas, se encarga de la custodia y de la conservación de los originales en el protocolo a su cargo, para garantizar su perdurabilidad en el tiempo, los reproduce a través de las copias, que concuerdan con ellos, para su circulación en el tráfico jurídico.

El notario representa para el estado y los ciudadanos un espacio de seguridad jurídica donde prima el estado de derecho.

La nulidad e invalidez de los documentos notariales solo puede efectuarse mediante resolución de tribunal competente.

Deberes del Notario

  • Hacer las advertencias previstas en la ley al momento de autorizar el documento notarial (colaborador del fisco, si el acto o documento es inscribible).
  • Mantener la discreción necesaria en la tramitación de los asuntos de que conozca.
  • Aplicar la tarifa notarial vigente.

Prohibiciones del Notario

  • Autorizar instrumentos notariales fuera de los límites de su competencia territorial;
  • ejercer la función de abogado, excepto para asumir la dirección legal de los asuntos relacionados con sus propios derechos e intereses, los de su cónyuge o parientes hasta el cuarto grado de consanguinidad o segundo de afinidad;
  • negarse a prestar servicios cuando sea requerida su intervención, aún fuera de su horario de trabajo, si el interesado se halla en inminente peligro de muerte;
  • constituirse en fiador de los contratos que autorice, o autorizar documentos notariales donde tenga interés, o en que las partes o testigos sean parientes suyos; realizar actos o incurrir en conductas que infrinjan la legislación sobre la disciplina.

El incumplimiento por los notarios de las funciones, obligaciones o prohibiciones establecidas en la ley, da lugar a la aplicación de medidas disciplinarias sin perjuicio de la responsabilidad penal o civil en que puedan haber incurrido.

En ningún documento notarial se pueden consignar cláusulas, manifestaciones de voluntad, hechos, actos o circunstancias contrarias a derecho, o a la moral de nuestra sociedad.

Ventajas de los documentos notariales frente a los documentos privados

  • Se ajustan a la ley porque el Notario controla y garantiza su legalidad, verifica los elementos jurídicos del acto de que se trate, informa y asesora a los clientes de las normas aplicables; el documento autenticado tiene valor de ley entre los que lo firman.
  • Son eficaces porque están revestidos de valor probatorio, es decir, la presunción de exactitud de los elementos constatados, afirmados y comprobados por el Notario que excluyen la intervención judicial.
  • Constan en ellos fehacientemente la fecha de la celebración del acto, la identidad y la firma de las partes, garantizándose la transparencia.
  • Son seguros al conservarse los originales en el protocolo del Notario.
  • La escritura pública está revestida de fuerza ejecutiva lo que significa que se le confiere el valor de una sentencia judicial definitiva.
  • Proporcionan al Estado información para la percepción de los impuestos.
  • Acceden a los registros públicos.

La autenticidad que confiere la intervención del notario en los actos de los particulares y el estado en sus relaciones jurídicas, constituye un valor agregado para la prevención de litigios y alivia la carga de trabajo de los tribunales.

De los consumidores del servicio notarial derechos  

  • Recibir directamente del Notario la información y el asesoramiento adecuados del acto notarial que pretende realizar.
  • Conocer las tarifas aprobadas por el Ministerio de Justicia para los servicios notariales, que estas se apliquen correctamente, y recibir el comprobante de pago que así lo acredita.
  • Que se les preste el servicio notarial en el término establecido en la ley.
  • Ser atendidos sin distinción, con la debida profesionalidad e imparcialidad.
  • Que se realicen las advertencias legales previstas para el acto.
  • Que se les lea en voz alta el documento notarial, o se les imponga del derecho que les asiste de leerlo por sí.
  • Emitir sus criterios u opiniones acerca de la calidad del servicio recibido, así como sus sugerencias.
  • Recibir un trato basado en el respeto y la cortesía.
  • Recibir el servicio con las condiciones básicas indispensables que garanticen la privacidad.

Deberes

  •  Presentar el documento de identidad debidamente conservado, y demás documentos que se exigen para el acto que pretenden realizar.
  • Leer por sí el documento notarial, y en caso de renunciar a ese derecho, escuchar atentamente su lectura en alta voz por el Notario, y en caso de no entender o comprender, exigir el asesoramiento oportuno.
  • Prestar la debida atención en cuanto a las advertencias legales del acto notariado, interesarse por la corrección de lo contenido en él.
  •  Pagar la tarifa fijada para el servicio notarial interesado.
  •  Que su pretensión en relación con el acto notarial que interesa, se corresponda la realidad.
  • Mostrar su inconformidad o queja cuando considere que no ha sido debidamente atendido, así como realizar las sugerencias que considere o conformidad con el servicio prestado.

Principales actos y hechos que se instrumentan en las Notarías

  • Escrituras sucesorias.
  • Donaciones.
  • Compraventa.
  • Permuta.
  • Declaración o descripción de acciones constructivas.
  • Unificación de viviendas.
  • División de vivienda.
  • Cesión de uso de azotea para edificar o ampliar una vivienda.
  • Liquidación de copropiedad por cuotas como resultado de una cesión de participación onerosa.
  • Matrimonio.
  • Divorcio notarial.
  • Escrituras de autorización.
  • Préstamo simple de dinero.
  • Constitución de cooperativas no agropecuarias de primer grado.
  • Actas.
  • Documentos no protocolizables.