Órgano Provincial de Atención a Combatientes es la institución que se encarga socialmente de dirigir, controlar y ejecutar la política para la atención integral en el orden social, material, médica y económica a las diferentes categorías de personal beneficiario del sistema, así como las actividades relacionadas con la asistencia militar, la Seguridad Social y la inserción laboral, en cumplimiento de las disipaciones del Estado, del Gobierno, de las FAR y de las decisiones que adopten las respectivas asambleas del Poder Popular y sus consejos de la administración.

Este objeto social se ejecuta mediante la conformación de un Sistema De Atención a Combatientes, presidido por el Primer Vicepresidente del Consejo de la Administración de los niveles en que se crean, y su secretario es el Director de Atención del referido nivel. Lo integran, además, representantes de los órganos de la Administración Central del Estado e instituciones que de una forma u otra, responden por darle solución a los problemas que se plantean, así como las organizaciones políticas y de masas, según se implique.

Categorías de beneficiarios que atiende nuestro Órgano.

  • Combatientes del Ejército Rebelde.
  • Combatientes de la Lucha Clandestina.
  • Incapacitados, debidamente diagnosticados por la comisión de peritaje médica central, participantes en la en las actividades siguientes:
  • Lucha insurreccional.
  • Lucha Contra Bandidos.
  • Playa Girón.
  • Misión Internacionalista.
  • Explosión del Vapor La Coubre.
  • Cumplimento Del Servicio Militar Activo.
  • Pensionados FAR por edad o por antigüedad
  • Familiares de Fallecidos en las distintas a actividades relacionadas en inciso (C) que comprenden:
  • Hijos, mientras dependa el derecho a pensión por las FAR.
  • Madre y Padre en todos los casos, tengan derecho o no a pensión por las FAR.
  • Otros familiares que dependieran económicamente del fallecido y tengan derecho a   pensión por las FAR.

Argumentos de las diferentes funciones del Órgano de Atención a Combatiente.

  • La atención integral a nuestros beneficiarios se realiza mediante el tratamiento social, material, médico y económico y se ejecuta en el marco de las visitas periódicas que realicen los funcionarios de los órganos de atención, los cuales deben reflejar todos los planteamientos en un registro de problemas planteados, así como realizar los trámites pertinentes que incluyen analizar las posibilidades de solución del planteamiento directamente y orientar de forma correcta al interesado dónde y cómo debe exponer su inquietud o gestionar lo requerido. En caso necesario, se establecen las coordinaciones que procedan con los organismos e instancias competentes.

La visita es un vínculo elemental con el personal de la atención porque, además de trabajarse en la solución de sus necesidades materiales, médicas y económicas, se les brinda el apoyo social y la solidaridad humana a los que estas personas son acreedoras.

  • La atención a las solicitudes, quejas y reclamaciones que los combatientes y familiares, en ejercicio del derecho que ofrece la Constitución de la República de Cuba, dirigen a los principales dirigentes del país y a otras instancias, es una tarea de vital importancia. En este sentido, los que participan de una forma u otra en la atención a las reclamaciones, tienen la responsabilidad de dar el mejor tratamiento, buscar las soluciones de acuerdo con las posibilidades existentes y brindar respuestas correctas, precisas, con calidad, humanismo y objetividad que requieren. La atención a los planteamientos que se reciben se basa en valorar estos en despachos con los organismos que integran el Sistema de Atención a Combatientes a los niveles correspondientes, manteniendo informado al beneficiario sobre la solución dada al caso.
    • La asistencia médica incluye el chequeo médico, que se realiza por medio de las direcciones municipales de atención a combatientes para garantizar la realización del pesquizaje programado anualmente por parte de los centros de salud del territorio al personal beneficiario de la atención que, por su edad o estado de salud, así lo requiera. El plan de chequeos médicos se elabora y aprueba en cada Órgano Municipal de Atención a Combatientes. En el Órgano Provincial de Atención se elabora y mantiene actualizado el control estadística de este.

El personal beneficiario del Sistema tiene derecho a ser Atendido en centros hospitalarios de otras provincias, y en especial en Ciudad de La Habana, el cual deberá presentar el resumen de la historia clínica y la remisión correspondiente de acuerdo con lo establecido por el MINSAP.

  • Sobre los peritajes y reperitajes médicos:

El peritaje médico es la actividad que ejecuta una comisión médica para determinar el grado de limitación de la capacidad laboral por invalidez o enfermedad. La determinación final o conclusión de un peritaje es deber funcional de la Comisión Médica Militar Central.

Tienen derecho a ser peritados conforme a la legislación vigente las personas siguiente:

  • Todos los militares que se encuentran cumpliendo el SMA. Se incluyen los reservistas durante las reuniones de estudios u otras actividades de carácter militar.
  • Militares licenciados de las FAR que hayan sufrido algún tipo de afección o lesión durante el cumplimiento del SMA, siempre que estén debidamente justificados.
  • Internacionalistas que regresaron evacuados, para los que se procede de la siguiente forma: Poseer la historia clínica en el Hospital Militar Central, presentar resumen médico de la atención recibida desde que causó alta médica, valorar su peritaje para determinar si la afección que presenta fue o no adquirida en la misión y ser autorizado por el Jefe de la ONAC para ser reperitado.

Para garantizar el procedimiento de los casos de reperitaje ante la CMMC, el Órgano Provincial de Atención a Combatientes deberá informar a la ONAC en un plazo no mayor de 30 días naturales antes del vencimiento del peritaje en cuestión y los registrará en el modelo “Control de los reperitajes médicos”.

  • Las ayudas económicas al personal beneficiario del sistema se clasifican en eventuales y permanentes; las cuales se pueden efectuar mediante un presupuesto aprobado por los Consejos de Administraciones Municipales de las Asambleas del Poder Popular a ese nivel, así como se aprueba, por el CAP, un presupuesto para el OPAC, el cual también se puede utilizar para este fin.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                             

Eventuales: Se consideran aquellas que se conceden para solucionar problemas coyunturales, tales como enfermedad propia o de familiares, fallecimiento de familiares allegados, necesidad de adquirir o reparar determinado medio, de trasladarse a centros hospitalarios dentro o fuera del municipio o provincia y otras de similar naturaleza. Estas las aprueban los órganos municipales de atención a combatientes. Las q ue excedan de 300 pesos deberán evaluarse al Órgano Provincial para ser aprobadas por el director a esta instancia.

Permanentes: Son las que se conceden para resolver necesidades básicas del beneficiario o de su núcleo familiar considerando sus ingresos u otras condiciones socio-económicas. Estas se conceden mensualmente. Todos los años los órganos municipales deberán valorar si se mantiene la situación que dio lugar a otorgar esta ayuda y, de no ser así, debe ser suspendida o incrementada, según el caso. Estas deben elevarse al Órgano Provincial para realizar un previo análisis antes ser aprobadas por el Presidente del Sistema Provincial de Atención, que en este caso es el Primer Vicepresidente del CAP.